Archivo

Archive for the ‘Historia’ Category

de la Operación “Frankton”, o de un puñado de hombres

27 junio, 2010 1 comentario
Invierno 1.942. El III Reich se encuentra en la cumbre de su poderío. Los barcos del Eje mantienen un tráfico activo entre Europa y Asia a pesar del bloqueo aliado. Las importaciones de estaño, caucho, petróleo y alimentos, tan necesarias para la maquinaria de guerra alemana, no parecen encontrar oposición. El puerto de Burdeos es uno de los de mayor actividad, descargando 25.000 toneladas al año. Situado 80km tierra adentro, más allá del Estuario de Gironda y al amparo de numerosas islas reforzadas con patrullas navales y aéreas junto a baterías costeras y antiaéreas, se presumía en las cercanías a la división 159 y la 708 a uno y otro lado del estuario, y la división 11 de Panzers. Para tomar el puerto harían falta al menos tres divisiones de infantería, artillería, buques de guerra y el apoyo de aviones.
Al otro lado del canal de la Mancha, cerca de Southahmpton, un grupo de pocos hombres se entrena a las órdenes del mayor Hasler. La equipación: una canoa para dos hombres con bordas de caucho reforzado y fondo plano de madera, traje impermeable, una Colt45, cuchillo y un silbato que imita la voz de las gaviotas.
 
30 noviembre 1.942: Doce hombres seleccionados suben a bordo del submarino HMS Tuna al mando del comandante Richard Prendergast Raikes, y seis canoas dispuestas en los tubos lanzatorpedos. Edad: en su mayoría, inferior a 25 años. Nivel de francés: nulo, o apenas unas palabras.
 
7 diciembre. 19:30h. Después de recibir toda la información acerca de su misión durante el trayecto, el Tuna emerge a cinco millas de la costa francesa, cerca de la desembocadura del Garona, y los hombres se preparan para desembarcar. La primera de las seis canoas roza el borde del tubo y se parte. Media hora después, diez hombres y cinco canoas se adentran en la oscuridad invernal y avanzan hacia la costa.
Una marea repentina, con la violencia del océano, vuelca una canoa, que desaparece en la noche. Avanzan 8 hombres y cuatro canoas.
Horas después, una segunda resaca vuelca otra canoa. Sin otro remedio y cerca de la desembocadura, hunden la canoa para evitar toda huella y arrastran a los dos hombres por las aguas heladas. Pasado el Pointe-de-Grave, cerca de Le Verdon, y ante la amenaza que supone el arrastre de la corriente, el comandante Hasler les ordena nadar hasta la costa. “Comprendemos, señor. Y gracias por habernos traído hasta aquí.” Continúan tres canoas.
Pasadas las 3:00am, al paso de unos destructores alemanes, una canoa se separa de las dos restantes.
6:00am. Desembarco en la arena, en Point aux Oiseaux.
 
9 diciembre. 0:00am. Patrullas alemanas han estado haciendo labores de reconocimiento durante todo el día, tras la captura de dos ingleses y el avistamiento en los radares de un submarino. Hasler y los otros tres soldados avanzan por el río Gironda, deslizándose junto a las boyas a lo largo del río.
6:00am. Desembarco tras la Port de Calonge.
Aviones de reconocimiento sobrevuelan el río durante todo el día por encima de sus cabezas.
 
9 al 10 diciembre. Al anochecer deciden partir. Pasan frente a Paulliac, entre algunas islas. Al final de la noche se esconden entre cañaverales de la isla de Cazeau, a apenas unos pasos de una batería antiaérea. Tiempo después averiguarían que a unos cientos de metros descansaba la tercera canoa, separada del grupo dos días atrás.
10:00am. La lluvia y las patrullas impiden cocinar y fumar. Distancia recorrida desde que abandonaran el submarino: 80km. Distancia a Burdeos: 15km.
 
10 diciembre. Noche. El cielo está cubierto y sopla una fuerte brisa: tiempo ideal para el comando. Tras ponerse en marcha, pasan junto a varios buques, llegando a escuchar sus voces mientras se deslizan. Poco antes de medianoche, con la marea baja, deciden hacer su última parada, entre juncos de dos metros de altura.
 
11 diciembre. Al anochecer preparan las minas adhesivas “Limpet”, quitando los seguros. Se camuflan el rostro con grasa.
21.15h. Botan las canoas. La marea está aún alta. Rebasan varios buques en el muelle. Empezarán a colocar las minas en el buque más alejado.
Llegan a su primer objetivo, un mercante de gran tonelaje. Colocan los imanes y las minas en el casco, cerca del zumbido de la sala de máquinas.
Avanzan a la segunda barcaza. Dos minas más colocadas. Ruido en cubierta. Una lámpara les enfoca de repente: el centinela les descubre. Sparks y Hasler avanzan con los remos. La luz, a intermitentes, parece seguirles. Al final del barco deciden remar hacia las aldeas. Retroceden. Tras una tensa espera, deciden volver dando un rodeo. Siguen colocando minas en otros tres barcos.
La segunda canoa, entre tanto, ha colocado minas al otro lado del río. Avanzada la madrugada, regresan al punto de encuentro, en la isla de Cazeau. Las dos canoas se separan: la segunda canoa atraviesa Blaye por el norte.
 
12 diciembre. El puerto de Burdeos se despierta con estruendos: uno tras otro, buques y mercantes van hundiéndose en los mismos muelles del puerto. Una barcaza y un petrolero quedan gravemente averiados.
 
 
Las tres huidas.
 
14 diciembre. Treinta km después, Laver y Mills, de la segunda canoa, sin haber podido conseguir trajes de paisano ante la desconfianza y el miedo de los franceses, son detenidos. Posteriormente, serán fusilados.
La tercera canoa: el 23 de diciembre llegan a casa de los señores Cheyrou, treinta km al sureste de Burdeos. El matrimonio, esperando que los recién llegados no fueran confidentes de la policía alemana, les presentan dos días después a un guía que les llevaría a Bilbao. Nunca llegaron al destino.
La primera canoa: tras hundir la canoa, el mayor Hasler y su compañero de canoa, el soldado Sparks, caminan durante tres noches, escondiéndose de día. Al cuarto, llamando de puerta en puerta y jugando en cada una su destino a una carta como los otros dos grupos, la puerta de la suerte les abre y obtienen ropas de campesino. Por temor a que fueran espías del Reich no recibían siquiera un pedazo de pan. Seis días y muchas fatigas después se llegan a una taberna de la resistencia y eluden así, por el momento, el destino de sus otros compañeros.
Con la ayuda de la resistencia logran pasar la línea de demarcación que dividía la Francia ocupada de la oficialmente libre. Alcanzan Lyon. Allí, viviendo en un piso de fugitivos y perseguidos por la policía alemana, se quedan a la espera de ser trasladados a Marsella, y desde allí cruzar al otro lado de los Pirineos, rumbo a Gibraltar.
En marzo de 1.943, ya en Marsella, les informan que las dos rutas de paso por los Pirineos han sido descubiertas y sus planos, por tanto, abortados. Pero una mano, quién sabe si la del azar o si la de la voluntad inquebrantable de algunos hombres, les vuelve a dar un espaldarazo: al poco averiguan que han abierto una tercera ruta, temible no obstante en aquella época del año sin la ropa adecuada. Las nieves y el frío glaciar serán sus enemigos en su siguiente huida.
Una vez al otro lado, pasarían por Barcelona, Madrid, Sevilla, y finalmente llegarían a Gibraltar: era abril de 1.943, casi seis meses después de dejar el puerto de Southhampton en submarino. Fueron los únicos supervivientes. Al llegar a Inglaterra deberían informar a las familias de los compañeros caídos.
 
En el año 1.967 Sparks y Hasler fueron invitados a repasar aquella operación desde una barca.
 
 
Dice la Historia que el SOE, grupo de resistencia francés, pretendía un golpe similar en el mismo puerto, apenas 24 horas después.
 
 
Bibliografía y Notas:
Espías, agentes y soldados, de Janusz Piekalkiewicz.
http://www.imdb.com/title/tt0049083/ (The Cockle Shell Heroes, 1955)
http://home.cogeco.ca/~gchalcraft/sm/raikesobit.html (obituario del Comandante Pendergast Raikes, DSO, RN)
 
Categorías:Historia

de un submarinista granjero, una canoa y los escuadrones de la Segunda Guerra Mundial

26 junio, 2010 Deja un comentario
Monty Hall es un majeras, un tipo samuel. En su día un Royal Marine de Su Majestad la Reina de Inglaterra, se pasó al poco al submarinismo, y de ahí a la biología marina. Fan de Apocalypse Now, es un asiduo del Times, le va el rugby y no para mucho por casa. Además de escribir alguna que otra guía de submarinismo o dar conferencias, ha sido con su perro Reuben, al que sacó de una perrera, con quien se ha hecho un hueco en la BBC, donde suele presentar documentales.
 
Una de sus series de documentales es Monty Halls Great Escape, trata de su escapada (con Reuben) a Applecross, Escocia –donde, por cierto, he probado el mejor centollo con salsa verde, años ha… Juanma? Qué tiempos!-. Allí se instala en una granja abandonada, con las montañas más altas de Inglaterra a sus espaldas (600m) y el mar y la playa a sus pies, aislada de las ciudades pero a un tiro de piedra del pueblo: vamos, lo que todos buscamos y pocos encuentran. Más allá de lo que trata la serie (rehabilitación de la casa, camaradería con los  del pueblo, atardeceres tranquilos en compañía del mar y barbacoas con las estrellas por techo, hacer piragua junto a focas, el día a día con gallinas y gorrinos que soportan el frío invernal de la zona, etc), el punto de este post hace referencia a un petit detail: la canoa que saca a remojar una buena mañana por la bahía, así, mientras revisa las jaulas de cigalas.
 
Pues bien, el punto de partida de esta investigación parte de esa canoa Folbot que, según cuenta mientras rema, se usó ya en la IIGM: una canoa de cinco metros, plegable (plegada ocupa poco más de un metro y pesa unos 20kg), hecha de lona y madera, cuatro tuercas y espacio para dos personas. ¿Dónde encontró esa ganga el listo de Monty? No lo sé, pero la pieza se asocia al nacimiento de unos de los escuadrones especiales con mayor reputación de la historia militar, que nacieron allá por 1.942 y que duran hasta nuestros días. Y esas canoas de la Folbot (creada en 1.933) participaron en historias a lo largo y ancho del Mediterráneo, de Francia a Turquía pasando por la costa africana y las islas griegas, operaciones que solo pudieron nacer de hombres con una determinación, valor y entrega que brillan con luz propia en el altar de los más grandes para admiración del resto de los mortales.
 
Ésta es la historia de la Operación “Frankton”, llevada a cabo durante el frío invierno en el puerto de Burdeos. Sus protagonistas, el segundo teniente Courtney, encargado de la creación de los Special Boat Squadrons, S.B.S., el comandante H.G. “Blondie” Hasler, condecorado por su valor en Noruega frente a los alemanes, y un puñado de hombres más. Y su principal arma, la canoa plegable Folbot Cockle-Mark II, ingeniada por el propio Courtney de sus tiempos de cazador por el Nilo, y con la que se había ofrecido al Almirantazgo durante muchos meses para llevar a cabo misiones especiales: nunca le llegaron a hacer caso, hasta que una buena mañana y chorreando por todos los costados entró empapado en una reunión del Vicealmirante T. Hallett con la funda del cañón de popa de uno de los barcos anclados en el río Clyde. Aquella imagen le dio finalmente el puesto.
 
A quien le pueda interesar la versión corta de esta operación, que siga leyendo el siguiente post.
  
Por último, dos anotaciones.
 1º. El lema inicial de la unidad es “Not by Strength, by Guile”. Es decir, ‘no por la fuerza, sino por la astucia’.
 
2º. Los S.B.S. se refundaron desde el 46 en ‘Special Boat Service’, manteniendo la línea exigente que les obligaba a dominar todos los terrenos: tierra, aire, encima del mar, y debajo del mar. Con el paso de los años participaron en las guerras de Corea, Malasia (tienen base en Singapur) y el Medio Oeste. Formaron a comandos iraníes, malayos y australianos entre otros. Fueron los primeros en pisar las Malvinas antes del desembarco del resto de tropas inglesas en el 82. Y desde la última reorganización en el 87, han servido en las operaciones de Iraq ‘Escudo del Desierto’ y ‘Tormenta del Desierto’ (penetrando en territorio enemigo y anulando comunicaciones entre bases y misiles SCUD). En Bosnia y Timor, en la evacuación de británicos en Sierra Leona en el 2.000. Y en Afganistán, hace poco, fueron los que liberaron a periodistas italianos…
 
Para interesados en mandar su currículum, creo que una cosa está asegurada: no se encuentra reto más inhumano. No es que sea el comando con acceso más duro y difícil de la OTAN, es que no debe haber otro igual en todo el planeta: ‘just for men’ en sentido literal, han de haber pasado 18 meses prestando servicio militar en los Royal Marines, y pasado otros tres años en comandos. Si un día te aceptan, harán contigo algo así:
 
2 días de selección y pruebas de lectura de mapas, capacidad en el agua y habilidades físicas en general.
4 semanas de resistencia: tres semanas cargando bultos para agotar con solo verlos, por las dunas de Gales, a la fresca. Cada vez más largas, cada vez más pesadas, guiándose en la nada… El colofón es una marcha de 40km cargado hasta los ojos, en menos de 20 horas y con Dios sabe qué condiciones…
4 semanas más de entrenamiento: manejo de armas, patrulla y demolición. Al 2º fallo, a casa.
6 semanas de entreno en la jungla: 2 en las selvas de Belice, 4 en las de Brunei. Actividades del touroperador: navegación, patrullaje, lucha, supervivencia en una jungla insoportable…
2 semanas más: una de entreno de señalizaciones, otra de armamento.
4 semanas de lucha de supervivencia: o cómo aprender a escapar y evadirse. Siguen ejercicios de persecución, captura por tropas ajenas al comando, interrogatorios con privación de comida, de sueño, y cualquier otra animalada. Solo pueden responder su nombre, nº de soldado, fecha de nacimiento y rango: el resto, “no puedo responder a esa pregunta”. Promete?
Primera etapa superada, queda el dominio del agua: submarinismo bajo cualquier condición climatológica, dominio de canoas en mar abierto, demoliciones subacuáticas, reconocimiento de playas y de suelos marinos (p.e. fondos de puertos), infiltración submarina, técnicas de supervivencias. Incluye entrenos en Noruega, salidas desde submarinos, paracaidismo de altura, de baja altura tanto en tierra como en mar… 16 semanas después son Nadadores Canoistas de Tercera Clase. Para promociones a SC Second y First Class, apuntarse a cursillos de verano.
 
Dicen que los comandos los componen hoy en día 250 hombres. ¿Sólo? Y yo me lo creo…
related links:
http://www.montyhalls.co.uk
http://www.folbot.com/
http://www.specialboatservice.co.uk/
http://warandgame.wordpress.com/2010/02/24/special-boat-service/
Categorías:Historia Etiquetas: , ,